Qué hay para hacer en el Desierto de la Tatacoa

El Desierto de la Tatacoa no solo es un deleite visual, sino también un terreno fértil para la aventura y el descubrimiento. Desde caminatas por sus formaciones geológicas hasta la exploración de sus recursos hídricos escondidos, hay mucho por descubrir en este vasto paisaje.

Piscina dentro del Desierto de la Tatacoa

En medio del árido paisaje del Desierto de la Tatacoa, los visitantes pueden encontrar un oasis inesperado: una piscina natural en el sector de Los Hoyos. Esta piscina es alimentada por nacimientos de agua subterránea, proporcionando un lugar refrescante para escapar del calor del desierto.

La composición mineral del agua la hace no solo refrescante sino también beneficiosa para la salud.
Este manantial es un testimonio de la complejidad y la diversidad del ecosistema de la Tatacoa. Aunque es una zona semiárida, la presencia de agua subterránea muestra cómo la vida puede adaptarse y prosperar en condiciones extremas.

El Ovnipuerto dentro de la Tatacoa

Una de las atracciones más curiosas del Desierto de la Tatacoa es el Ovnipuerto, una estructura construida en 2008 en el sector del Desierto Gris. Esta plataforma circular, hecha con piedras blancas del área, fue creada con la intención de servir como un punto de aterrizaje para objetos voladores no identificados (OVNIs). Aunque pueda sonar fantástico, el Ovnipuerto ha atraído a numerosos turistas y entusiastas de lo paranormal.
Este sitio es una mezcla de misterio y folclore, añadiendo una capa de intriga al ya fascinante desierto. Los visitantes no sólo exploran la geología y la biodiversidad del lugar, sino que también se sumergen en las historias y leyendas que rodean este punto peculiar.

Museos en el Desierto de la Tatacoa

Este desierto es un verdadero tesoro para los paleontólogos. Hace millones de años, este lugar era un exuberante bosque tropical, hogar de una gran variedad de especies animales. Con el tiempo, estos seres quedaron atrapados en sedimentos, creando fósiles que hoy en día son estudiados y exhibidos en el museo paleontológico local.

Hay dos museos que no te puedes perder y que son perfectos para complementar tu visita al impresionante Desierto de la Tatacoa.

El primero es el Museo de Historia Natural de La Tatacoa, ubicado en la vereda La Victoria, al norte de Villavieja. Este museo es como un viaje a través del tiempo y la naturaleza. Aquí descubrirás todo sobre la flora y fauna que hacen del Desierto de la Tatacoa un lugar tan especial. Desde plantas únicas hasta animales fascinantes, todo está explicado con detalle. Además, aprenderás sobre las formaciones rocosas que le dan al desierto su carácter tan peculiar. Ofrecen visitas guiadas y programas educativos, así que si te gusta aprender sobre la naturaleza y la conservación del medio ambiente, este es el lugar para ti.

El segundo es el Museo Paleontológico de Villavieja, que se encuentra en uno de los costados del parque principal de Villavieja. Este museo es un tesoro para los amantes de la paleontología. Aquí podrás ver fósiles de animales prehistóricos que vivieron hace millones de años. Es increíble pensar que estas criaturas caminaban por el mismo suelo que pisamos hoy. Además de las exhibiciones, el museo organiza charlas y talleres, y las visitas guiadas te permitirán entender mejor cómo se formaron estos fósiles y por qué son tan importantes.

Visitar estos museos es una excelente manera de enriquecer tu viaje. No solo te llevas una experiencia visual del desierto, sino también un entendimiento profundo de su historia y su importancia natural

Observación de estrellas

Imagina estar bajo un cielo absolutamente despejado, donde cada estrella brilla con una intensidad que rara vez se puede ver en otros lugares. El Desierto de la Tatacoa es un destino Turístico Starlight desde 2019, lo que nos indica que hay muy buenas condiciones para la observación de astros.

Algunos de los observatorios de la zona son Cazadora de eclipses, Astrosur y el Observatorio Astronómico de la Tatacoa, donde los expertos te guiarán para observar constelaciones, planetas, nebulosas y otros. Si estás de suerte, y el clima lo permite, vivirás una noche mágica con telescopios que te acercan a los misterios del universo.

Senderismo en el Valle de los Xilópalos

Conoce formaciones geológicas únicas: el nombre ‘Xilópalo’ se refiere a los troncos fosilizados que puedes encontrar allí. Hace millones de años, estos troncos eran árboles vivos en un ecosistema muy diferente al desierto que vemos hoy. Ahora, están petrificados, como recuerdos de una época antigua.

El valle es conocido por sus colores rojizos y ocres. La erosión causada por el viento y el agua ha creado un terreno lleno de cañones, barrancos y colinas, que parecen salidos de otro planeta. Es un lugar ideal para explorar y maravillarse con las formas y colores.

Recorridos en cuatrimotos

Para los amantes de la aventura, recorrer el desierto en cuatrimoto es una opción emocionante. Estas máquinas te permiten explorar grandes áreas en poco tiempo, atravesando terrenos que van desde llanuras abiertas hasta desfiladeros rocosos. Los tours guiados en cuatrimoto suelen incluir paradas en los puntos más destacados del desierto, brindándote una experiencia completa y llena de adrenalina.

Paseos a caballo en la Tatacoa

Si prefieres un ritmo más tranquilo, los paseos a caballo son una excelente manera de explorar el desierto. Montar a caballo te conecta con el entorno de una manera más natural y relajada. 

Los guías locales te llevarán por rutas escénicas, donde puedes disfrutar del paisaje y aprender sobre la flora y fauna del desierto. Es una experiencia tranquila y contemplativa, ideal para familias y parejas.

Ciclismo en el Desierto de la Tatacoa

El ciclismo de montaña en el Desierto de la Tatacoa es otra actividad popular. Las rutas para bicicletas te permiten explorar el terreno diverso del desierto, desde caminos suaves hasta senderos más desafiantes. Lleva tu bicicleta en perfectas condiciones y recorre estas rutas que te ofrecen la oportunidad de ver el desierto desde una perspectiva diferente, mientras disfrutas del ejercicio y el aire libre.

Avistamiento de fauna

Aunque el Desierto de la Tatacoa puede parecer inhóspito, está lleno de vida. Durante tus caminatas o recorridos, es probable que veas iguanas tomando el sol, aves de presa como halcones y águilas surcando el cielo, y pequeños mamíferos como zorros y armadillos escondiéndose entre las rocas.

Además, el desierto alberga una variedad de aves más pequeñas, reptiles como lagartijas y serpientes, e incluso anfibios que emergen después de las lluvias. También encontrarás una multitud de insectos y arácnidos, incluyendo escorpiones y mariposas nocturnas.

Anímate a acampar

Es una experiencia inigualable que ofrece una conexión profunda con la naturaleza. Hay áreas designadas para acampar que ofrecen servicios básicos, como baños y duchas, lo que hace la experiencia más cómoda. Algunas zonas de camping también cuentan con lugares para hacer fogatas, lo que te permite disfrutar de una noche cálida compartiendo historias bajo el cielo nocturno.

Despertar con el sol naciente en el desierto es algo que nunca olvidarás. Los primeros rayos de sol iluminan las formaciones rocosas y la arena, creando un espectáculo de colores y sombras que transforma el paisaje en una obra de arte natural. Además, el aire fresco de la mañana y el canto de las aves del desierto añaden un toque especial a tu despertar, haciendo de esta experiencia algo verdaderamente mágico y revitalizante.

Yoga y meditación

El ambiente sereno del desierto ofrece el escenario perfecto para sumergirse en prácticas de yoga y meditación que buscan la armonía y la conexión con uno mismo y el entorno. Algunos operadores turísticos han reconocido este potencial y ofrecen retiros de yoga en el Desierto de la Tatacoa, donde los participantes tienen la oportunidad de sumergirse en una experiencia única. Imagina practicar tus asanas en un tapete colocado sobre la arena suave, con el suave sonido del viento acariciando tu piel y el horizonte infinito extendiéndose frente a ti.

En este entorno tranquilo y despejado, te encuentras rodeado por la majestuosidad del desierto, permitiéndote conectar profundamente contigo mismo y con la naturaleza que te rodea.